Ciencia y Consciencia

TONI BENNÁSSAR

2- metafisicacem.org

DESPERTAR

Una gran cantidad de seres humanos seguramente estarían de acuerdo conmigo en algunas consideraciones algo precipitadas de E. Little como el antropocentrismo, a mi modo de ver muy poco acertado. Pienso que nacemos con una baja conexión con la consciencia puesto que todo recién nacido a partir de su primer suspiro tiende a una precipitada búsqueda de su “yo”.

El antropocentrismo tan propio de los seres humanos, tiene sus raíces en uno de los escritos más antiguos de la humanidad, el Génesis de la santa biblia. Poquísimas personas se han parado a pensar cuantas cosas habían ocurrido en la historia de la Tierra que no apoyan aquellos escritos. Al parecer y desde el punto de vista de tiempos tan remotos, Dios era considerado una entidad semejante al hombre aunque infinitamente más sabio y poderoso, un Rey de reyes, pensamiento tal vez originado por algunas presencias o visiones celestes que les obligaron a pensar de este modo.

Pienso en la posible presencia física de seres no-humanos que iban y venían por los cielos de nuestra Tierra como entidades luminosas, mucho tiempo antes que las semillas del ser humano fuesen sembradas en esta parcela cósmica que de manera precipitada, y por supuesto errónea, llamamos nuestro planeta.

Pero aún en tiempos tan oscuros la ciencia avanzaba a grandes pasos en Egipto Grecia y Roma sin contar el extremo oriente, ayudada tal vez por algunos “dioses” que poco o mucho tendrían que ver con el Yahvé bíblico, sobre todo en los últimos siglos (a. de C), en los que a medida que la humanidad crecía en sabiduría, el número de “dioses” parecía disminuir. Los Maestros suelen ocultarse en la medida que los discípulos aprenden.

Hoy no es menester pensar mucho para comprender que la comparación de Dios con el hombre o con cualquier otro ser no- humano, es una desproporción mayor que tratar de divinizar el hombre ante una hormiga. Sobre el Dios Creador de Universos solo sabemos lo que Alguien o Algo nos permite que sepamos, pues al levantar la cabeza una noche estrellada de verano nos sentimos infinitamente disminuidos. Despertemos a esta realidad.

Siguiente página →

Páginas: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20