Ciencia y Consciencia

1.- metafísicacem.org

Toni Bennàssar

MIS DUDAS

Las cosas vienen y van
como el vuelo de un cometa,
los que vienen se irán
sin saber si volverán
o si han llegado a la meta.

Todo son fardos de cosas
que ni han sido ni serán,
como un perfume de rosas
o un volar de mariposas
que sólo en mi mente están.

Ese fuego crepitante
que da calor en enero
solo ha durado un instante,
como el ojo parpadeante
observador del brasero.

Las cosas son y no son
todo existe y no existe,
cuando hoy tengo calor
fruto del sol y el amor,
el frío de ayer aún persiste.

No hay manera de saber
si existen cielos o infiernos,
tal es mi forma de ser
incapaz de conocer
si hoy es verano o invierno.

T.B.

INTRODUCCIÓN

RESUMEN DE CIENCIA Y CONSCIENCIA

(Historia metafísica de una vida)

En una de las infinitas páginas de Youtube aparece el nombre de Paul E. Little, brillante joven americano que trata de explicar si verdaderamente Jesús de Nazaret era Dios o si ha sido un simple mito producto de la imaginación y la necesidad humana.

Sus escritos como abogado defensor del “Hombre Dios” no tienen desperdicio al ir desgranando página tras página la búsqueda de objeciones y argumentos para dar pábulo a su teoría que en efecto, Jesús de Nazaret debía (o debería) ser Dios.

Me quedé sin saber su titulación universitaria, aunque tal vez sea un letrado. Lo digo por su habilidad al valorar en tiempos tan lejanos a un ser humano víctima de lesa humanidad.

Sin embargo y desde mi punto de vista, el autor de tan brillante escrito comete un error al iniciar tan magistral defensa por el segundo capítulo de su historia, ya que para saber si alguien es reo de muerte antes debe investigarse el delito.

En este sentido me pregunto si Paul E. Little se ha parado a pensar alguna vez, que significa Ser Dios, y si ello tiene algo que ver con los seres humanos de aquellos tiempos.

Vayamos con cuidado al hablar de ciertas cosas. Ante las dudas de lo divino recordemos la primera frase del soliloquio de Hamlet: “To be, or not to be, that is the question”.

¿Son o no son reales nuestras experiencias? ¿Debemos tener seguridad o confianza en la existencia real de lo que vemos, oímos, olemos gustamos y tocamos? ¿Son nuestros sentidos una garantía de que nuestras vidas son lo que nos parecen ser?

Estas han sido unas de las grandes “cuestiones” que han dado sentido a mi vida. Ahora tú te propones conocer mis conclusiones.


TONI BENNÁSSAR

2- metafisicacem.org

DESPERTAR

Una gran cantidad de seres humanos seguramente estarían de acuerdo conmigo en algunas consideraciones algo precipitadas de E. Little como el antropocentrismo, a mi modo de ver muy poco acertado. Pienso que nacemos con una baja conexión con la consciencia puesto que todo recién nacido a partir de su primer suspiro tiende a una precipitada búsqueda de su “yo”.

El antropocentrismo tan propio de los seres humanos, tiene sus raíces en uno de los escritos más antiguos de la humanidad, el Génesis de la santa biblia. Poquísimas personas se han parado a pensar cuantas cosas habían ocurrido en la historia de la Tierra que no apoyan aquellos escritos. Al parecer y desde el punto de vista de tiempos tan remotos, Dios era considerado una entidad semejante al hombre aunque infinitamente más sabio y poderoso, un Rey de reyes, pensamiento tal vez originado por algunas presencias o visiones celestes que les obligaron a pensar de este modo.

Pienso en la posible presencia física de seres no-humanos que iban y venían por los cielos de nuestra Tierra como entidades luminosas, mucho tiempo antes que las semillas del ser humano fuesen sembradas en esta parcela cósmica que de manera precipitada, y por supuesto errónea, llamamos nuestro planeta.

Pero aún en tiempos tan oscuros la ciencia avanzaba a grandes pasos en Egipto Grecia y Roma sin contar el extremo oriente, ayudada tal vez por algunos “dioses” que poco o mucho tendrían que ver con el Yahvé bíblico, sobre todo en los últimos siglos (a. de C), en los que a medida que la humanidad crecía en sabiduría, el número de “dioses” parecía disminuir. Los Maestros suelen ocultarse en la medida que los discípulos aprenden.

Hoy no es menester pensar mucho para comprender que la comparación de Dios con el hombre o con cualquier otro ser no- humano, es una desproporción mayor que tratar de divinizar el hombre ante una hormiga. Sobre el Dios Creador de Universos solo sabemos lo que Alguien o Algo nos permite que sepamos, pues al levantar la cabeza una noche estrellada de verano nos sentimos infinitamente disminuidos. Despertemos a esta realidad.


TONI BENNÁSSAR

3- metafísicacem.org

DEFINICIÓN

Al despertar y apartar de nuestra vista el antropocentrismo, nada nos impide imaginar una Divinidad omnisciente, omnipotente, omnipresente y eterna.

No estamos hablando de un Ser tal como nuestra razón lo concibe, sino de un infinito campo de Energía Sabia. Parece obvio que estas palabras no significan lo mismo para nosotros que para otro mamífero, un reptil o una hormiga, y menos todavía para habitantes de otras galaxias experimentando un espacio-tiempo tal vez miles de años más avanzado que el nuestro, y es Allí que intentaremos llegar a través de nuestra mente.

La anterior definición puede ser la de una divinidad aceptada universalmente por la mayoría de seres humanos, aunque lo imaginable hoy sea muy diferente de lo imaginado cualquier época anterior, en la misma proporción que lo son la ciencia y la consciencia. Mi pregunta es si la omnipotencia y omnipresencia pueden ser compatibles con un Ser humanizado. Si así fuese, la magia en todos sus niveles podría ser considerada una Realidad.

Del Nazareno y de su época hemos conocido poco más de lo escrito en el Nuevo Testamento. Hoy sin embargo y debido a las nuevas tecnologías, podemos ampliar considerablemente la información del mismo a un nivel de saber lo que ocurre en cualquier lugar del mundo, en un tiempo y una precisión que hace apenas un siglo hubiesen parecido magia.

De la eficacia o torpeza de los principios hablan los resultados, y todos nosotros somos hijos de aquellos tiempos que ya son historia.

Deberíamos ir pensando que toda lectura del pasado no es solo una curiosidad, sino también la consecuencia de lo que está ocurriendo hoy y de lo que ocurrirá en un próximo futuro.

Así parece que funciona el universo, nuestros movimientos de hoy aparecerán mañana considerablemente ampliados a través de nuestros hijos, para bien o para mal.


TONI BENNÁSSAR

4- metafísicacem.org

QUÉ ESTÁ PASANDO (1)

Desde el origen de la humanidad y a lo largo de nuestra historia siglo tras siglo, podemos observar un continuo cambio en el comportamiento social de los pueblos.

Hoy estamos viviendo unos tiempos en los que por primera vez los seres humanos en general, poseemos unos conocimientos sobre cualquier campo del saber jamás imaginado, y por tanto gozamos de una capacidad cada vez mayor para hurgar en lo que podría ser el origen y el final de la existencia humana.

Se nos ha dicho que el universo tiene una antigüedad aproximada de unos trece mil setecientos millones de años, pero no se nos dice que cosa es el espacio-tiempo ni de dónde sale el universo, ni tampoco que hacemos aquí o qué sentido tienen las alegrías el sufrimiento y la muerte.

La mayoría de estas cuestiones no parecen haber interesado a la ciencia, han sido más bien cosa de las religiones sin que una gran mayoría de humanos sepa lo que significa exactamente la palabra religión.

Una teoría afirma que la palabra religión procede del latín re-ligare que vendría a significa ligar, atar o amarrar, palabras que a mí personalmente no me gustan demasiado. Pienso que sin auténtica libertad el ser humano no dejará de pertenecer al reino animal.

Soy amante de la Libertad en mayúsculas porque si Dios es lo que pienso, toda cosa observable lo lleva dentro, y los seres humanos somos una más de las casi infinitas criaturas observables, solo que con algo más de consciencia que la mayoría de seres vivos de nuestro entorno.


TONI BENNÁSSAR

5- metafísicacem.org

QUÉ ESTÁ PASANDO (2)

Los humanos nos sentimos libres por naturaleza propia, pero al mismo tiempo carceleros de los demás. A este quehacer personal cuando se socializa le llamamos política o religión. Las religiones más allá de ejercer un control sobre la sociedad a través del miedo y la esperanza no han sido capaces de evolucionar al ritmo de la ciencia y la consciencia.

El Todo enseña mediante su obra otorgando a cada ser la Libertad de acertar o equivocarse. Así parecen funcionar las cosas incluyendo a los seres humanos que creemos ser los más libres del mundo, pero paradójicamente nos sometemos voluntariamente a todo tipo de leyes, límites y barreras.

Está desapareciendo el tiro animal y la esclavitud de las grandes sementeras sociales, y con ello está desapareciendo también la eficacia del palo o la zanahoria por parte de los señores del mundo.

Miles de millones de humanos están abriendo los ojos y empiezan a descubrir por primera vez, que la ciencia no sabe tanto como decía saber, ni es tan precisa como decía ser.

En ciertos campos del Saber, nos damos cuenta que las universidades no enseñan tanto como decían enseñar, ni tampoco son tan eficaces como decían ser, ni la política ha sido o es tan necesaria como parecía. La sociedad empieza a pensar por si misma.


TONI BENNÁSSAR

6- metafísicacem.org

ANÁLISIS (1)

Para iniciar un breve análisis de estas y otras cuestiones relacionadas con la vida y la muerte, partiremos del siguiente supuesto a mi modo de ver más que evidente: casualidad azar o evolución natural, son algunos nombres que damos a leyes que desconocemos.

La ciencia mantiene, o a mantenido hasta hace muy poco tiempo, que la energía-materia es un campo al que llamamos universo, manifestado o definido a partir de unos entes conocidos como fotones o cuantos, que aparecieron según se nos dice en algún momento, mediante una “inimaginable” explosión cósmica a la que los físicos llaman big-bang.

Al margen de lo increíble de este fenómeno, no es menos digno de reflexión el hecho que la ciencia no haya encontrado todavía una teoría sobre el Origen Real de las cosas y haya empezado una seria investigación por parte de los físicos teóricos.

La posible existencia de campos de energía inteligente más allá de la materia, es algo que nunca ha dejado de dar vueltas en mi cabeza.

Yo que no soy otra cosa que un curioso observador insistente e insaciable del entorno que me rodea, he visto la necesidad de que existan estos místicos campos y como pueden ser posibles.

Al hablar de energía inteligente no me refiero a la inteligencia artificial computarizada, sino a otras manifestaciones de origen desconocido que yo mismo experimente en solitario en la catedral de Notre-Dame: escuché el Aleluya de Heandel a toda potencia (después de oír unas sabias palabras detrás de mi oído derecho), sin que el órgano estuviese en marcha ni los turistas visitantes al parecer lo oyesen.

Si yo percibí sin la menor duda dos realidades simultáneamente, me hago la siguiente pregunta: ¿cual era la Realidad, lo que mis ojos veían o lo que mis oídos oían?

El fenómeno duró todo el “Aleluya” mientras caminaba hacia la salida.


TONI BENNÁSSAR

7- metafísicacem.org

ANÁLISIS (2)

La energía-inteligente a la que me quiero referir tiene también que ver con Max Planck fundador de la teoría cuántica, galardonado con el Premio Nobel de Física en 1918.

Le siguieron Einstein, Bohr, Schrödinger, Heisemberg, Boltzmann y otros muchos que construyeron los cimientos de la física moderna, dejando a mi modo de ver una puerta abierta con la dualidad onda-partícula, para la investigación de una nueva forma de energía “sabia”, a la que llamaremos energía-Consciencia.

De joven me enseñaron que los fotones o cuantos, definían un campo de energía en el seno del cual apareció toda la materia del universo. También me enseñaron que los fotones se definían por la única cosa que poseían: diferentes formas de energía vibratoria.

Por tanto los fotones se pueden conocer y reconocer entre sí por sus distintas vibraciones (nosotros también lo hacemos mediante nuestra voz) ellos parece que se llaman se buscan y encuentran, como lo hacemos nosotros, para terminar unidos formando parejas o grupos de amigos para terminar (con ayuda de la energía consciencia) creando conjuntos asociados o separados, terminando por aparecer las partículas másicas.

El electrón era considerado la primera y más elemental de las partículas másicas, ahora las cosas parecen estar cambiando ¿? también poseía energía (vibración) y carga eléctrica negativa (-) siendo responsable de la electricidad.

Nos decían que las tres partículas básicas (protones-neutrones-electrones) se unían muy estrechamente para formar átomos y moléculas. A partir de ahí aparecerán todos los elementos conocidos empezando por el número 1 el hidrógeno, un electrón y un protón, hasta terminar con el moscovio elemento 115 (con 115 protones en el núcleo y 115 electrones, sintetizado recientemente por no existir libre en la naturaleza.


TONI BENNÁSSAR

8- metafísicacem.org

EVIDENCIAS DEL MISTERIO (1)

A continuación lee con atención porque parece ser que todas las cosas tienen su origen en el misterio siendo el propio ser humano el más grande de todos. La palabra “misterio” significa lo desconocido (por la ciencia) pero experimentable y experimentado de algún modo.

Este pasado curso 2018-19 conocimos en el C.E.M. (centro de estudios metafísicos) al Dr. Jorge Orellana, especialista en cardiología y gran conocedor de la genética. Según este científico una de las grandes fuentes de misterios está en el genoma humano.

A continuación un breve resumen de su conferencia en cursivas.

«Cada célula es una micro-celda (de ahí su nombre) en la que se guardan los llamados cromosomas, unas moléculas de ácido desoxirribonucleico conocidas como A.D.N. Estas moléculas contienen muchas otras llamadas proteínas.

Así pues, vais a convenir conmigo que cada célula tiene sus propias características por la variedad y número de proteínas que posee.

Cada proteína contiene a la vez un número exacto, bien definido, de partículas conocidas como aminoácidos, que poseen 20 formas diferentes cada una de las cuales tiene que ocupar su justo lugar en la proteína.

Ahora suponed que una proteína contiene una tira o “collar” de 100 aminoácidos organizados de tal forma y precisión que no puede estar ninguno en lugar equivocado, pues todos tienen distintas funciones muy específicas y vitales para el organismo humano.

Hay proteínas que contienen más de mil aminoácidos organizados perfectamente en línea uno detrás de otro.

Pero fijaos bien, porque si uno solo de ellos se situara equivocadamente fuera del orden establecido al colocarse en el “collar” se produciría una deformación en la futura criatura.»